Equilibrar las emociones de un Caballo y de su Humano, en las convalecencias del Equino.

Flores de Bach y Caballos

Guestpost de J. L. Novo.

Quiero empezar este artículo recordando a Bach, él consideraba fundamental el vínculo entre enfermedad y vida emocional, encontrando que la mayoría de las enfermedades físicas son expresiones de estados emocionales desestabilizados.

En el caso de los caballos también es así, cuando están estresados o ansiosos por alguna causa, y si no nos damos cuenta a tiempo, esto puede desembocar en alguna enfermedad o lesión.

Estar convalecientes, teniendo que guardar reposo en la cuadra, sin poder realizar las actividades a las que están acostumbrados todos los días, puede convertirse en la pescadilla que se muerde la cola, ya que puede ser un verdadero problema, más incluso que la propia dolencia en sí. Los caballos son animales extremadamente sensibles y de espíritu libre, y esta situación los puede llevar a un estrés emocional importante, pueden sentirse inseguros, pensar que ya no valen, aburrirse, hasta tal punto de querer salir igual de la cuadra con dolor y todo, a desempeñar su papel.

Por eso, a parte de los cuidados veterinarios que ya sabemos que son primordiales, también hemos tener en cuenta su sistema emocional, en este caso con Flores de Bach,  porque es tan importante como su físico. Si las emociones se mantienen en positivo en cualquier proceso de recuperación, van a ayudar a que esta evolucione mucho más favorablemente y más rápido.

En este proceso también es fundamental nuestra actitud,  tiene que ser de una total entrega y lo más positiva posible por muy mala que sea la situación, ya que ellos confían plenamente en  nosotros. Siempre buscan que seamos un referente de seguridad en esos momentos, porque esto también les transmite calma y tranquilidad. Es una cosa parecida a cuando montamos, ellos piden lo mismo, sentirse seguros con los que “llevan las riendas”.

¿Cómo gestionar las emociones de mi Caballo (y las mías) en sus enfermedades y convalecencias?

Yo soy partidario de darle las mismas flores de Bach que se le dan al caballo, dárselas también a su humano, porque se suele producir el “efecto espejo”, ya que se suele reflejar el estado de emocional del  humano en el caballo, pero de esto ya he hablado en artículos anteriores, aunque pienso que esto es importante entenderlo bien, porque aunque el humano y equino, tengan cada uno su energía vital, se unen y se captan, pero no se mezclan.

Aquí empieza la empatía, el poder sentir uno lo que le está pasando al otro. Esta empatía o sensibilidad los caballos la manejan como nadie, y también recordemos que ellos son capaces de leer nuestros pensamientos a través de nuestro campo energético.

En el caso de que el humano no quiera tomar las Flores de Bach, tampoco nos debe de preocupar demasiado, porque al dárselas al equino, se transmiten a él por contacto.

Flores de Bach para el Caballo.

Aplicación Oral: Pre-Operación

Yo aconsejaría Star of Bethlehem, empezaría a dársela unos días antes de la operación, es una flor cicatrizante, conector energético, reparadora emocional.

Añadiría Walnut, además de ser la flor del cambio, es un hemostático y corta hemorragias de raíz, los caballos son  muy sensibles a los cambios, no les gustan nada, esta flor va a hacer que acepten mejor todo lo que va a conllevar cambiar de sitio por unos días de vivir donde está siempre a estar en una clínica veterinaria que no conoce, todas las novedades que se pueden presentar para él que es un animal rutinario y de costumbres,  pueden suponer un estrés muy fuerte, por eso esta flor es súper importante.

Consideraría también Rock Water: es la flor de flexibilidad, se da cuando hay mucha rigidez tanto emocional como física, cuando no nos permitimos fallos a nosotros mismos ni a los demás. Lo daría junto a Walnut, porque las flores juntas harían que el cambio en el caballo fuese mucho fluido, sin nudos y tiranteces.

También pondría Aspen: es la flor del miedo inquietante, miedo inespecífico, miedo a lo a lo que nosotros los humanos no podemos ver, aprehensión. Esta flor da valor, coraje para enfrentarse a lo desconocido.

Si lo vemos demasiado estresado añadiría Elm, por el sobrepase que pueda tener al percibir que va a pasar algo. Elm lo mantendría, des-estresado.

Otras esencias florales a considerar serian, Impatiens ( si hay nerviosismo o impaciencia), Vervain (sobre excitación o inflamación)….

En el caso de tener que darle flores al humano del caballo, le daría las mismas por lo que expliqué arriba.

 

Aplicación Oral: Post-Operación

Dependiendo de las reacciones que se presenten en esta etapa consideraría flores para ayudar a despertar de la anestesia, tales como:

  • Clematis: para ayudarlo a despertar.
  • Impatiens: si se despiertan con nerviosismo y quieren moverse cueste lo que cueste.
  • Crabb Apple: para ayudar a limpiar la anestesia del cuerpo.
  • Sweet Chestnut: por la angustia que pueden llegar a experimentar al despertarse

Aquí también considero muy importantes, las esencias florales que mencioné en el pre-operatorio porque son imprescindibles para la buena cicatrización emocional y física. También van a seguir manteniendo al caballo sin estrés ni tensiones y lo van mantener  relajado en todo momento y dispuesto a un cambio flexible y fluido sin presiones.

Después de una Convalecencia por Lesión o por alguna otra causa

Aquí si el veterinario ya nos dio el “ok” para a trabajar al caballo, y si queremos empezar poco a poco a la cuerda, lo primero en lo que debemos fijarnos la primera vez que lo intentemos, es en las emociones del caballo que se trasmiten a través de su lenguaje corporal: si se siente seguro al pisar o en la pista, sobresaltos con ruidos miedos, falta de concentración, abrumado o estresado…, aquí pongo algunas flores de Bach que podrían ayudarnos:

  • Inadaptación al trabajo a la cuerda, después de un tiempo inactividad: Rock Water, esta flor va a ayudar que se vuelva mucho más flexible a nivel emocional, junto a Walnut, la flor del cambio, las dos van a hacer que todo vaya mucho más fluido y sin resistencias.
  • Si veo inseguridad a la de pisar o de hacer algo que le estamos pidiendo: Larch, es la flor de la seguridad, se da cuando un caballo estuvo parado o estabulado por un tiempo, cuando no es capaz de pisar bien con la extremidad que tuvo dañada.
  • Si se asusta del entorno después de un parón por baja veterinaria: miedo a algo concreto, Mimulus. Aspen es la flor del miedo inquietante, miedo inespecífico, a lo que nosotros los humanos no podemos ver. Esta flor da valor, coraje para enfrentarse a lo desconocido.

potro descansando en el prado

Flores de Bach para un Caballo lesionado

En este apartado describo algunas de las lesiones que suelen tener los caballos y la aplicación de las Flores de Bach, para tratar su estado emocional en ese momento.

Siempre hay que recordar que cada individuo va a sentir de forma diferente y única la misma lesión, por lo tanto esto sería tan solo a modo de ejemplo. Nunca sustituir al tratamiento veterinario, esto es complementario.

· Anquilosis articular:

Disminución de movimiento o falta de movilidad de una articulación debido a fusión total o parcial de los componentes de la articulación.

El caballo no es capaz de flexionar o extender sin importar la edad y resulta devastador para un caballo de trabajo.

  • Flores Aplicación oral:
    • Star of Bethlehem es una flor cicatrizante, conector energético, reparadora emocional, que recomendaría en cualquier lesión porque para el caballo siempre va a ser traumático y más si hay un corte con la rutina.
    • Rock Water es la flor de flexibilidad, se da cuando hay mucha rigidez tanto emocional como física. Añadiremos Walnut, porque estas dos flores juntas harían que el cambio en el caballo fuese mucho fluido, sin nudos ni tiranteces.
    • Si hay estrés e impaciencia por dolor, añadiría Elm e Impatiens, ya que entre las dos van calmar el nerviosismo y el sobrepase .
    • En el caso de que observemos intolerancia a la nueva situación en problemas articulaciones, daría Beech: esta flor junto a las anteriores hace que el caballo sea mucho más tolerante ante la nueva situación.

· Osteoartritis:

Inflamación de una articulación. Se observa en el principio de una lesión articular que produce una degradación progresiva y perdida de la calidad del cartílago articular.

  • Flores Aplicación oral:
    • Le daría Elm, por el estrés que causa el dolor al moverse. Esta flor le va a quitar presión emocional y rigidez.
    • Le daría Star of Bethlehem: es una flor cicatrizante, conector energético, reparadora emocional, que recomendaría en cualquier lesión porque para el caballo siempre va a ser traumático y más si hay un corte con la rutina diaria.
    • También contemplaría darle Larch, si le da inseguridad para volver  mover esa articulación, esta flor la veo importante en todo el tiempo que está con la lesión, pero sobre todo, para cuando empieza la etapa del trabajo de recuperación a la cuerda, le va a dar confianza y seguridad para volver a pisar normal.
    • Rock Water, es la flor de flexibilidad, se da cuando hay mucha rigidez tanto emocional como física, Walnut, porque estas dos  flores juntas harían que el cambio en el caballo fuese mucho fluido, sin nudos ni tiranteces.

· Infosura:

Es una de las lesiones más habituales en los cascos y de las más habituales en los caballos. Se trata de una patología fácil de detectar en las primeras 72 horas.

Es típico que el caballo se balancee hacia atrás, depositando su peso sobre los miembros posteriores. Esta lesión puede aparecer después de excesos de trabajo, ejercicios no controlados o como consecuencia de un cólico.

  • Flores Aplicación oral:
    • Walnut y Rock Water, porque estas dos esencias florales juntas harían que el cambio en el caballo fuese mucho fluido.
    • También añadiría Elm: agobio, desbordamiento por estrés, rigidez y dolor. Esta flor aporta serenidad.
    • Otra flor que va a aportar calma y tranquilidad es Impatiens.

 

  • Flores Aplicación crema base:
    • Si se quiere y si el veterinario nos da permiso, de forma complementaria a la medicación que él nos ha pautado, podemos mezclar en una crema base las siguientes flores y aplicárselas en el casco:
      • Elm insuficiencia circulatoria venosa, edema extremidades, retención de líquido. Dolor (articular, muscular…).
      • Star of Bethelehem, para revitalizar, junto a Gorse + Hornbeam + Clematis: Gorse porque no todo está perdido y así el cuerpo responda; Hornbeam como aporte energético para sistema circulatorio y zona desvitalizada; y Clematis es importante cuando no está llegando sangre donde toca, como es este caso, y para revitalizar.

· Tendinitis:

Inflamación de un tendón. En casos graves, el veterinario puede observar mediante ecografía roturas de fibras tendinosas.

  • Flores Aplicación oral:
    • En estos casos los caballos suelen estar en estado Impatiens: hay dolor y esto nos lleva al nerviosismo e impaciencia.
    • Vervain, si hay sobre excitación que suele ser un reflejo emocional de la inflamación.
    • Star of Bethlehem, cicatrizante, conector energético, reparadora emocional, que recomendaría en cualquier lesión, porque para el caballo siempre va a ser traumático y más si hay un corte con la rutina.
    • Elm: agobio, desbordamiento por estrés, rigidez y dolor. Esta flor da serenidad.
  • En todos los casos anteriores se podrían tener en cuenta otras flores, dependiendo siempre del estado emocional de cada caballo.

Autor:  

José Luis Novo Mosquera.

Caballos y Flores de Bach1

 

 

 

 

 

Comparte este artículo por favor, y si te interesan artículos sobre herramientas naturales para animales, suscríbete a nuestra newsletter.

Si te apasionan las Flores de Bach (o te atrae la idea de conocer su uso) y deseas aprender a «pensar» animal, para utilizarlas en perros, gatos, aves y más, vente al curso online de Flores de Bach para Animales, lo disfrutarás:

 

blank