¿Qué es la otitis?

Guestpost de Rosa Rodríguez, terapeuta floral especializada en gatos.

La otitis es una de las enfermedades más frecuentes en animales, y en gatos no es menos.

Se trata de una inflamación del epitelio que recubre el conducto auditivo y del pabellón auricular. 

Sus síntomas son muy visibles en tu gato:

– Dolor al tacto.

– Mal olor

– Secreción

– Ladeo de la cabeza.

– Rascado continuo.

– Heridas por rascado continuo y muy exagerado.

(Nota de VNA: Si notas estos síntomas, ve a tu veterinario. En este post te explicamos apoyo a lo que tu veterinario te dirá, y cómo prevenirla, pero no dejes a tu gato sin tratamiento, pues es una enfermedad incómoda y a menudo, dolorosa).

¿Cómo y cuándo se da?

Si bien está comprobado que hay épocas del año (primavera y verano), donde son más frecuentes (debido a la humedad y al calor), puede darse el cualquier otra época.

Cómo se da, dependerá del tipo de otitis que tenga el felino.

 

Tipos de otitis

  • Otitis externa:

Es la más frecuente y la más sencilla de tratar porque también es la más visible.

Afecta al oído externo hasta llegar al tímpano. Si la infección es severa también puede afectar al tímpano provocando una otitis media.

 

  • Otitis media:

Se suele dar cuando la otitis externa no se ha tratado a tiempo o no se ha hecho bien.

Es cuando la infección ya ha pasado al interior del oído.

Si no se trata correctamente, puede llegar hasta a romperse el tímpano.

 

  • Otitis interna:

Se trata de una inflamación del oído interno y se suele dar por traumatismos o por una otitis media que fue mal tratada o mal curada.

 

¿Cuáles son las causas de la otitis en tu gato?

 

  • Ectoparásitos:

Son unos parásitos externos, microscópicos, pero que cuando se dan en gran cantidad, se pueden apreciar a simple vista.

El más común se llama Otodectes cynotis y puede alojarse tanto en el oído, como en la piel de la cabeza y del cuello.

Son la causa más frecuente de otitis en gatos.

 

  • Bacterias y hongos:

Son microorganismos patógenos que causan una otitis secundaria (aquella que se suele dar por un traumatismo o por una infección bacteriana como en este caso).

Se suelen dar por ejemplo:

– Por el exceso de humedad (ha quedado agua tras un baño).

– Por traumatismos.

– Alergias e irritaciones.

Las bacterias más comunes son:

Pasteurella multocida, Pseudomonas aeruginosa, Proteus y E. coli.

El hongo más común es la Malassezia.

 

  • Cuerpos extraños:

Se da especialmente en gatos que tienen acceso al exterior y se les puede introducir en el oído:

– Hojas.

– Espigas.

– Insectos.

– Pequeños plásticos, etc

Cualquier cosa que se introduzca en el interior del oído, nuestro gato querrá quitárselo. Si no lo consigue se lo dañará, provocando inflamación y heridas.

Es conveniente que en estos casos sea tu equipo veterinario quién extraiga el objeto con el material adecuado, ya que nosotros si no lo hacemos de manera correcta, podríamos agravar la situación.

 

  • Traumatismos:

Cuando debido a algún golpe o caída, se ha producido daño interno en el oído.

 

  • Problemas hereditarios:

Como por ejemplo en el caso de los gatos persas que pueden presentar problemas de queratinización, que puede causar:

– Inflamación.

– Seborrea.

 

  • Hipersensibilidad:

Los gatos son muy sensibles a ciertos productos y/o medicamentos. Hemos de tener mucho cuidado a la hora de aplicarle o darle cualquier cosa.

No siempre lo que es bueno, por ejemplo para un perro o una persona, lo es para un gato. A modo de ejemplo y sin extendernos hoy en este tema que daría para otro post:

– Medicamentos como la famosa “aspirina”, puede matar a nuestro gato.

– Ciertos limpiadores de oídos que están diseñados para perros, son contraproducentes para nuestros gatos.

Usaremos siempre productos que estén indicados para gatos.

 

  • Enfermedades inmunitarias:

Cuando nuestro gato tiene las defensas bajas es más propenso a todo tipo de infecciones, incluida la otitis.

Ejemplo de enfermedad inmunitaria: Virus de Inmunodeficiencia Felina (VIF o FIV).

 

  • Tumores:

Cuando un gato es mayor y la otitis es algo recurrente, tenemos que investigar más, ya que puede llevar a tumores de cualquier tipo (benignos o no).

Un ejemplo muy conocido es el carcinoma (CCE) en gatos blancos.

 

¿Podemos prevenir la otitis?

 

Por supuesto que SÍ, empezando desde casa.

¿Cómo?:

 

  • Si bañamos a nuestro gato es muy importante asegurarnos de que le secamos bien los oídos y no queda resto de agua.
  • Controlar que no tenga los oídos sucios y a la mínima limpiarlos con productos adecuados.

 

¿Cómo limpiamos los oídos a nuestro gato?

 

Cuando vemos cerumen acumulado, se ha de limpiar con una gasa estéril impregnada de suero fisiológico para ir retirando poco a poco la suciedad.

No es conveniente utilizar bastoncillos, ya que en un movimiento del gato se puede romper y quedarse en el interior, provocando daños mayores.

Únicamente puede utilizarse en la parte más exterior del oído, pero nunca en el interior.

 

¿Con qué podemos limpiar los oídos de nuestros gatos?

 

  • Con suero fisiológico.
  • Con limpiadores específicos para gatos (sólo aquellos que nos recomiende nuestro veterinario, porque algunos le pueden provocar alergias).
  • Con terapia floral.

blank

 

Llegados a este punto me preguntaréis, ¿Rosa, dices que con terapia floral puedo limpiar las orejas a mi gato?

 

Pues, SÍ.

Si tu gato no tiene infección aguda, puedes limpiar con un preparado floral y una gasita.

Para ilustrarlo, te dejo el enlace de uno de nuestros posts más leídos: el caso de Bekam, mi gato, donde te explico cómo lo hice y las Flores de Bach que en ese momento utilicé para que tú también puedas hacerlo con tu gato.

 

La terapia floral puede usarse sola en estos casos para limpiar las orejas de nuestro gato y también como complemento a la medicación que nos de nuestro veterinario en caso de infección.

 

¿Te surgen dudas de cómo usarla? No te preocupes, consúltame y te las resolveré: info@gatsdebach.es

Rosa Rodríguez- Terapeuta Floral

www.gatsdebach.es

blank

 

 

 

 

 

¿Quieres ayudar más a tu gato? Otros artículos de gatos en Vida Natural Animal:

Si quieres disfrutar de artículos como éste, no dejes de suscribirte a nuestra newsletter, y… gracias por compartir: