1 de cada 5 perros se marea al viajar, leía esta mañana…será cierto?…Más de uno ha vivido este pequeño drama a lo largo de las vacaciones: nuestro compañero animal, mientras íbamos en coche juntos, se marea: inquietud, a veces gemidos, jadeo, babeo…y a menudo, vómitos.

Hace mil años conviví con una perrita que lo pasaba mal en el coche…yo aún era veterinaria analista en la facultad, y poco sabía de las Flores de Bach…además las dos vivíamos de cerca nuestra ansiedad…y el coche era una especie de tema amor-odio, porque por un lado lo pasábamos mal (ella jadeando y salivando, y yo sufriendo por ella…), pero por otro lado el coche era la vía de transporte hacia el Pirineo…el cuál nos traía felicidad, cielo, verde, montañas, y gozo tanto para ella como para mí. Mi pareja de aquél entonces era muy montañero y el fin justificaba los medios…A día de hoy sé que habría 1)tenido los remedios adecuados para que la perrita no lo pasase mal, y 2) yo habría puesto límites sanos a mi compañero humano desde la educación canina amable y desde mi crecimiento personal, para que la experiencia de ir a la montaña no tuviese un trayecto traumático.

Las Flores de Bach pueden ayudar en los mareos de los perros (y nuestros)…y en mucho más, como te cuento en los vídeos de Mitos a romper sobre estos remedios tan clave en mi vida y en la de mis compañeros actuales.

¿Tu perro se marea al viajar en coche?

No sólo es lo que ves…Quiero darte primero una pequeña descripción de lo que vive alguien al marearse: el movimiento y la consiguiente estimulación excesiva del órgano del equilibrio o aparato vestibular (localizado en el oído interno, formando parte del sistema nervioso central) es la causa principal del mareo (por movimiento, cinestésico).

Esto se suma a los estímulos visuales como un horizonte en movimiento, la mala ventilación, y a emociones como el estrés o la ansiedad asociadas al viaje (que quizás es algo nuevo o poco frecuente para el animal).

… Así pues, lo comentado arriba da señales al cerebro, y se convierte en lo que vemos en un perro que se está mareando: 

  • taquicardia
  • respiración acelerada
  • hipersalivación (babeo)
  • e incluso vómitos…

En cada individuo la reacción a un viaje es diferente, la susceptibilidad a marearse depende del propio animal, de su carácter (tendencia al estrés y a la ansiedad/miedo a situaciones nuevas), de su biografía (y la relación anterior con los transportes rodados) y de los factores externos, como el enrarecimiento del aire dentro del coche y el calor ambiental.

¿Esencias Florales de Bach para perros?

Por suerte, podemos ayudarlo de manera natural, tratando con Flores de Bach estas situaciones. Los expertos en terapia floral en animales nos explican en sus libros qué esencias utilizar. La mayoría de profesionales coinciden en que es importante, antes de un viaje largo en coche, que el animal esté acostumbrado a viajar. Lo suscribo, es importante dedicarle tiempo a tu compañero para ayudarlo a lidiar con sus problemas.

Y si podemos acostumbrarlo desde cachorro a ir en coche, normalizando esta experiencia y que incluso sea buena para él o ella, los problemas se minimizan.

Pero si nuestro amigo canino o felino ya es adolescente, adulto o viejete, y viajar le da miedo y/o le estresa, pensaremos, al menos, en dos fases de apoyo para ayudarle a superar esta tendencia:

1) Habituación:  

Esta fase se realiza con mucho tiempo de antelación, semanas o meses antes del viaje. Y esta fase también es útil para perros que gimen y lloran en trayectos cortos o cortísimos, así que presta atención, tanto si os preparáis para un viaje largo, como si conoces algún perro que «se vuelve loco» dentro del automóvil.

Cuanto antes empieces a ayudar a tu compañero, mejor llevará el viaje en coche que tienes planeado para vacaciones.

Realizar trayectos pequeños antes del viaje más largo, puede ayudar al animal a gestionarlo mejor y/o acostumbrarse: los primeros días de la habituación, en el caso de los perros, cuando le llevemos de paseo, podemos invitarlo a entrar y salir del coche sin poner el vehículo en marcha, y luego seguir con el paseo a pie (a pata) normalmente.

Más adelante lo habituaremos a estar dentro del coche en marcha sin desplazamiento durante pocos minutos, y cuando ya tolere esto, empezaremos a habituarlo a pequeños desplazamientos.

  • Si aderezamos este ejercicio con nuestra presencia serena, premios suculentos o juguetes, masaje, tapping (EFT) in situ, conseguiremos que el animal relacione el coche con una experiencia positiva, en lugar de asociarlo a algo estresante o que le da miedo (sea por la causa que sea).

En cualquier trayecto en coche con perros o gatos trataremos de minimizar el estrés procurando que la calidad ambiental sea buena:

  • cuidar que la temperatura sea igual o inferior a 20ºC,
  • buena ventilación,
  • juguetes,
  • transportín ideal (u otro método de seguridad adecuado, como cinturón de seguridad canino),
  • cojín o manta para estar más cómodo,
  • y mirar en qué parte del coche nuestro compañero se marea menos (en el maletero se suelen marear más que en el asiento trasero).

Yendo un poco más allá, dentro de la calidad ambiental yo también considero los sonidos ambientales (¡cuidado porque la música estridente y discusiones estresan!): existen sonidos calmantes como los de RelaxMyDog en Youtube y los de Soundandlife.com; y también considero influyente el estado emocional de los humanos que van en el vehículo (estrés contagia estrés)… pero esto es harina de otro costal…que tienes que empezar a revisa, por cierto…

1097908_3306287633748_1935484180_o

Una vez habituado al coche deberemos utilizar el método de seguridad más adecuado: transportín, cinturón de seguridad, red para maletero…

2) Tratamiento Floral: Flores de Bach para perros que se marean… (te interesa si eres educadora canina, veterinaria, o familiar de un perro que se marea)

Posología

Si el trayecto es menor a una hora de duración, y sabemos que el animal se marea, lo trataremos con esencias florales lo antes posible a lo largo del día del viaje. Si puede ser, dos o tres horas antes del viaje empezar ya el tratamiento. O como mínimo, le administraremos 4 gotas cada 15 minutos una hora antes de salir de casa, y 4 gotas más justo antes de subir al coche.

Después del trayecto, le volveremos a administrar 4 gotas, y, si podemos, durante la hora siguiente seguiremos el tratamiento de 4 gotas cada 15 minutos.

Para un trayecto corto esta gestión floral comentada aporta protección emocional durante horas antes y horas después del «mal trago», y consideramos que es adecuado sobre todo en animales que tienen experiencias anteriores malas con el coche.

Fórmula –

La fórmula de esencias de Bach a utilizar en animales que se marean y vomitan:

  • Rescue remedy (emergencia)
  • Walnut (adaptación)
  • Scleranthus (inestabilidad)
  • Cherry plum (descontrol)
  • …y esencias para la gestión del est